¡Eterno Madrid!

Logo-Madrid-CandidataESAcabamos de asistir a una olímpica decepción, una nueva y recidivante caida de un sueño olímpico. España tiene ya en su haber algunas ya. Barcelona enseñó el camino haciendo las cosas de una forma impecable y ninguna otra ciudad ha sabido, llegar y besar el Santo.  Madrid por dos ocasiones, Sevilla en otras dos , y Jaca en tres ocasiones han sido suficientes para que nos demos cuenta que lo conseguido en Barcelona fué algo más que casualidad o un cúmulo de circunstancias.

Lo ocurrido con Madrid es quizás lo que tenga un análisis con mayor profundidad. Lo de Sevilla y Jaca francamente parece anecdótico. Lo de Jaca parece más de risa que otra cosa: Que el Comité Olímpico Español la haya presentado tres veces al COI como candidata a organizar unos Juegos de Invierno de la edad moderna con lo que conlleva de infraestructuras y de comunicaciones demuestra la credibilidad que tiene esta institución a nivel internacional. Y que una de las veces lo hiciera frente a la candidatura de  Granada es aún más incomprensible.  Es conveniente recordar ahora que el informe técnico que por aquel entonces hicieron expertos del COI de las dos ciudades candidatas daba una extraordinaria ventaja a Granada. Lo mismo que pasaba a Rio con respecto a Madrid. Pero en este caso los miembros del COI si tuvieron en cuenta laos informes de la mejor candidata. Los del COE optaron por Granada, aunque esta última hubiera fracasado fgrente al Salzburgo la finalmente elegida.

En España las autoridades, los medios de comunicación, la población en general estaba publicamente con Madrid, aunque había cierto rescoldo sobre la dificultad de la tarea. Se dice que todo se ha hecho bien. Algo no se habrá hecho bien cuando la diferencia en las votaciones ha sido tan abrumadora. Quizás el guión esté ya escrito en el COI y nos dirijamos hacia la nominación de Madrid en el 2020. Es posible. Pero cuando Jaques Rogge le pidió , o le sugirió, a Gallardón que se presentara como candidata a la carrera del 2016, tras perder en el 2012, algo debió de quedar claro en esa conversación. Hacer los deberes significa haber tenido la máxima puntuación en lo técnico, aunque hubiéramos sido derrotados en lo político. Unos juegos en un país y en un continente que nunca los ha celebrado, que dos años antes celebra un mundial de futbol, y que es una de las economías emergentes del mundo actual era suficiente reclamo para los miembros del COI. Y eso con toda la lógica del mundo ha sucedido. Madrid debía haber trabajado con esa hipótesis principal. 

Adoptar el estilo de Barcelona 92 no solamente en los discursos, sino también en los hechos, en el planteamiento político del pactismo que en aquella época fué tan importante, en la presencia internacional del olimpismo español   ausente de la influencia que entonces teníamos (a través de los miembros del COE con Samaranch y Ferrer Salat a la cabeza) , la ausencia de protagonismos personales en los líderes de la candidatura (era todo un equipo) y el propio proyecto modernizador que entroncaba en un nuevo modelo de país (muy parecido a lo que ha hecho Rio con su candidatura) , alejado del modelo de Madrid, un modelo  muy contaminado por la época del “ladrillo” y del boom de la construcción (tenemos el 70% de las infraestructuras hechas decíamos), mazizado (compacto) y alejado de un proyecto innovador, regenerador de verdad, sostenible  y transformador de una ciudad en lo social y en lo económico. Es conveniente recordar el proyecto del entonces degradado puerto de Barcelona y playa de la Barceloneta -un legado impresionante para generaciones futuras-  que por el contrario en Madrid no se ha visto más que una intención de construir viviendas de protección oficial en un solar. Una solución intachable para el consumo interno de la opinión pública española, pero carente de la visión e imaginación que tuvimos entonces, ya basada en la sostenibilidad, más allá de las chaquetas y las corbatas.

Pero la candidatura de Madrid siempre ha ido sobrada, carente de humildad, con un tinte un poco megalómano. Sólo temió su derrota cuando Obama anunció su participación en Copenague . El “efecto Obama”, como le llamó Gallardón, ponía bien a las claras el planteamiento elitista y efectista con el que estábamos trabajando y con el que estabamos acostumbrados a trabajar. Chicago -con Obama- fue la primera en caer. Este partido no se juega así. Las votaciones de los miembros del COI lo han demostrado. Nuestra falta de estrategia se ha puesto en evidencia. “No contabamos  con que nos quedaramos en la final con Rio” dijo el Vicealcalde de Madrid nada más perder. Pues estaba claro. No trabajamos en la línea correcta porque la secuencia de votaciones han demostrado que salvo algún voto suelto que pescamos, los miembros del COI que se les caía su opción en la votación pasaban masivamente a votar a Rio de Janeiro. Madrid practicamente no se movía de los mismos apoyos una votación tras otra.

Pero ahora nos encaminamos de verdad al momento de la verdad, al momento de ir a por los Juegos Olímpicos del 2020. Dentro de 11 años probablemente, ni Gallardón, ni Esperanza Aguiirre, ni Zapatero, no sé si el Rey serán los líderes que lleven a España a ese sueño. Su ciclo político y su ciclo vital no sé si lo hará posible. Por eso creo que ellos no debían ser quien los lideraran en origen. El planeamiento y el sueño olímpico debiera estar pilotado ya con esta lección aprendida, incorporado de verdad lo aprendido en Barcelona… Madrid ya es eterno, con o sin Juegos. Pero Madrid merece unos Juegos. Lo que quizás no merece es esa forma de gestionarlos.

Anuncios

2 Respuestas a “¡Eterno Madrid!

  1. Hola..
    Vengo de leerte en el blog de ayuda, creo que es una idea estupenda que atraves de la red y con los medios que la tecnología nos proporciona podamos apoyar y ayudar a las personas que lo necesiten y tu labor me parece maravillosa, gracias por ello.
    Yo estoy en el camino, no soy licenciada, me quedé en 5 con 4 asignaturas pendientes y teniendome que agarrAR A UN EMPLEO POR AVATARES DE LA VIDA, ASÍ QUE ESPERO ALGÚN DIA PODER SUPERAR LA BARRERA DE LA ECONOMÍA Y LA RUTINA PARA TERMINAR.
    sOBRE LA CANDIDATURA DE MADRID, CREO QUE NO ES UNA DECEPCIÓN, CUANDO UNO TRABAJA CON ILUSIÓN, AUNQUE EL OBJETIVO SEa la victoria y no se consiga el esfuerzo reconocido, el apoyo de todos, el trabajo bién hecho, ya es una victoria.
    Un abrazo.
    PD:Tengo el teclado mal y algunas veces escribe en mayúsculas y otras en minúsculas, lo siento.

  2. Pingback: Aprender de los fracasos: Replantear Madrid 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s